Cynthia Pok en Rosario: herramientas para la lucha salarial

El pasado martes, la Secretaria de Formación de la CTA Autónoma Nacional Cynthia Pok, encabezó un taller de formación sobre nociones y conceptos estadísticos, para llenar de contenido el debate paritario. Previamente, una reunión de delegados y referentes provinciales de Siprus debatió sobre la negociación en desarrollo con el gobierno provincial.

Alrededor de las nueve de la mañana el aula del segundo piso del Hospital Provincial se fue llenando de profesionales de la salud de distintos puntos de la provincia. Desde Reconquista a Villa Constitución, se sumaron compañeros y compañeras a analizar la continuidad de la negociación paritaria en el marco de un ofrecimiento del 15% que es visto como, al menos, magro. Como en cada instancia de definición, las que definirán finalmente son las bases mediante asambleas y votación directa y secreta.

“El año pasado tuvimos una paritaria que se centró sólo en lo salarial y no se avanzó en todo el año sobre nuestros planteos en cuanto a condiciones de trabajo. En esta paritaria planteamos fuertemente que no podemos cerrar un número si no se avanza en la mejora de las condiciones de trabajo: pases a planta, acuerdos incumplidos y la existencia de muchos compañeros con deudas salariales”, alertó la Presidenta del SIPRUS – FESPROSA, María Fernanda Boriotti.

Pok es socióloga y ex Directora de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC. Organismo del que renunció durante la intervención efectuada durante el kirchnerismo y tras el cambio de autoridades volvió a ser parte hasta que vio que los números de la desocupación empezaban a maniobrarse de acuerdo a las necesidades del macrismo.

“La presencia de Cynthia se vincula a avanzar en la formación de nuestros delegados  y referentes dando un marco teórico y práctico para saber de qué hablamos cuando decimos canasta, distribución del ingreso e índice de pobreza”, explicó Boriotti.

En respuesta, Pok planteó que “para la CTA Autónoma es muy importante que se realicen estas instancias de formación porque tiene un fin no sólo académico, sino el conocimiento como herramienta para la lucha salarial y de consolidación de las organizaciones, para que los compañeros y compañeros generen autonomía para utilizar esas herramientas”.

Vulnerabilización

“Las paritarias son el reparto de la plata. Pero en momentos de debilidad de la clase trabajadora el poder disputa la otra pata, la pata de cómo se produce, entonces viene la reforma laboral y la previsional, donde vulnerabilizan aun más las condiciones, lo cual a mediano plazo nos ubica en peores condiciones para disputar el reparto”, sintetizó la referente del campo estadístico.

Para graficar, tipificó lo que dio en llamar “Los cuatro jinetes de la apocalipsis laboral” que constituyen “el núcleo duro central que estructura el mercado de trabajo”:

–          Precariedad: tener una inserción endeble en el mercado laboral, siendo vulnerable;

–          Flexibilización: multifuncionalidad y posibilidad de movimiento de las personas en función de las necesidades de la producción;

–          Intermediación: delegar en otro la relación laboral, como ser las agencias de empleo, contratistas, intermediarios:

–          Externalización: pproceso por el cual las organizaciones laborales, como un hospital o una fábrica empezaron a deshacerse de unidades que formaban parte del establecimiento, como mantenimiento, comedores, servicio de ambulancias

En el marco de una muy dura la pérdida de poder adquisitivo y en momentos de debilidad de las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, “el poder se centra en vulnerar sus condiciones de participación”. Por eso no está sólo en discusión de cuánto son los aumentos,  sino todo el sistema productivo y las condiciones de trabajo. “El descuartizamiento de conceptos salariales, el presentismo y demás componentes, hacen perder de vista  la inserción firme del trabajador en su puesto laboral y el salario que deviene de ello”, alertó.

Plusvalía

El concepto, asociado a la teoría desarrollada por Carlos Marx en el siglo 19, parece seguir explicando  el núcleo central del sistema económico que nos rige.  Según indicó la Secretaria de Formación de la CTAA Nacional, de cada 8 horas y 22 minutos que se trabajan, sólo 2 horas vuelven al trabajador en concepto de salario. Es decir, de lo que produce un trabajador o trabajadora en el país, el 75% se queda en las manos empresarias.

De hecho fue curioso el frisby que lanzó el gobierno nacional tras la marcha del 21 de febrero, que congregó medio millón de trabajadores en la 9 de Julio. “Por la marcha se perdieron cinco mil millones de pesos”, denunciaron desde estamentos oficiales. El dato tirado para intentar deslegitimar la movilización vuelve a la nariz de quienes lo impulsaron con la demostración de la cantidad de dinero que produce el trabajo en Argentina.  Por eso también se explica otro de los reveladores datos que lanzó Pok: “sólo con el 7% del excedente empresario se cubriría la pobreza e indigencia de nuestro país”.

En nuestro país, actualmente la cuarta parte de la Población Económicamente Activa sufre insuficiencia de trabajo y los sectores que más ganan se llevan el 50% del total del ingreso, mientras se ensancha la brecha entre ricos y pobres.

En este sentido, fue amplia la participación de los profesionales de la salud, contando sus experiencias en torno a salarios y condiciones de trabajo que no sincronizan con las responsabilidades asumidas. Muchos trabajadores de la salud pasan a planta luego de varios años de prestar servicios, pero ello no se le computa en haberes jubilatorios. “¿Dónde está todo lo que di? Duele mucho que lo tiren al tacho”, expresó con una simpleza preclara una compañera de Reconquista.

El cierre de la jornada de formación constó de un almuerzo colectivo, donde se siguió charlando sobre los diversos estudios que aportó Pok y se tejieron debates de cara a los debates en cada lugar de trabajo. Lo que quedó claro para todos es que el 15% no alcanza y que un salario mínimo vital y móvil, además de ser un derecho constitucional puede ser pagado.

*Nota y fotos: Sofía Alberti, Prensa Siprus

Related posts