Boletín N°06/2020 FESPROSA

BOLETÍN N°06/2020

LA FESPROSA Y LA PANDEMIA

Desde el comienzo de la pandemia por coronavirus, la Fesprosa tomó la decisión de ubicarse a la cabeza de la defensa de lxs trabajadorxs de la salud y desde allí participar solidariamente junto a toda la clase trabajadora. A nivel nacional, junto a la CTA-A, y a nivel internacional con nuestra ISP, intercambiando con todxs lxs trabajadorxs de salud de las Américas. Fuimos construyendo una agenda y logramos funcionar regularmente por videoconferencia. Las expresiones públicas que nos pusieron en el centro de la agenda política fueron una construcción colectiva. Vimos desde el comienzo que la crisis era manejada por los funcionarios con un criterio mesiánico y tecnoburocrático. El Gran Padre Estado te cuida y vos tenés que obedecer, alinearte detrás del liderazgo de los ministros y sus asesores científicos. Nos llenaron la cabeza de curvas aritméticas y logarítmicas, número de camas y respiradores con un vacío intencional sobre el papel de los trabajadores, su protección a través del EPP y su participación en los Comités de Crisis. Nos propusimos romper ese silencio y lo logramos. El 5 de abril nuestra editorial sobre la angustia de lxs trabajadorxs de salud marcó un punto de inflexión en la campaña “Con Menos no“. El lunes 6 pudimos plantear el tema cara a cara al gobernador de la provincia de Buenos Aires. Desde marzo nos pusimos al frente del reclamo para que el COVID-19 fuera incluido como enfermedad profesional por la SRT.¡¡¡ Y lo logramos!!!

Volvimos a poner en el centro el pedido de protección de los trabajadores y el 15 de abril dimos la primera voz de alerta, desde nuestro registro nacional, de la cantidad de trabajadores de la salud infectados. Ello obligó al gobierno a dar el 17/4 el primer parte oficial sobre el tema. El sábado 18 pedimos un Consejo Federal de Salud para abordar la situación y el 20 enviamos la carta al presidente junto a ATE y CTA-A. Por fin el 21 obtuvimos el compromiso de creación del programa nacional de protección y del cambio de definición de caso para los trabajadores de la salud.

Todo ello sin abandonar la lucha en defensa del salario, por la desprecarización laboral y el cobro universal del bono.

Viene la etapa más dura de la pandemia. Ninguna organización está en condiciones de enfrentarla en soledad. Es necesaria la más amplia unidad para defender nuestros derechos a un salario digno y una protección adecuada. Desde FESPROSA haremos de la lucha por esa unidad nuestro compromiso.

Miércoles, 22 de abril de 2020

Fesprosa, ATE y CTA-A se reunieron con el Ministerio de Salud de la Nación para tratar el pedido de un Plan Nacional de protección a los trabajadores de la salud

En respuesta a la nota elevada al presidente Alberto Fernández y al Ministro de Salud Ginés González García, se realizó ayer la reunión entre la dirigencia gremial y las autoridades de salud.

Por el gobierno participaron el viceministro Arnaldo Medina y el Subsecretario Alejandro Collia. Por la parte sindical Hugo Cachorro Godoy, Jorge Yabkowski, Daniel Godoy, Viviana García, Beto Galeano y Mirtha Jaime.

El Gobierno manifestó un acuerdo general con la propuesta y se comprometió impulsar a la brevedad un DNU o en su defecto una resolución ministerial que contemple:

  • Declarar de interés nacional la protección de los trabajadores de salud.
  • Establecer normas de funcionamiento del sistema, capacitación y entrega de EPP que permitan reducir al mínimo el riesgo de contagio.
  • Alcanzar con la resolución el conjunto del sistema de salud público y privado en todas las jurisdicciones.

La delegación gremial planteó a su vez que la resolución/DNU debería incluir la participación obligatoria de los representantes de los trabajadores en los comités de crisis. A su vez solicitó que, puesta en marcha, se lleve a cabo en una reunión extraordinaria del COFESA con los trabajadores. El ministerio se comprometió a dar una respuesta a este pedido.

Una definición trascendente fue que el Gobierno concretará en breve un cambio en la definición de casos por los cuales el test de PCR se realizará en el trabajador de la salud con la presencia de un solo criterio. Esto permitiría aumentar rápidamente el testeo entre el colectivo sanitario.

A posteriori, el Gobierno brindó un informe detallado sobre la previsión de la disponibilidad de insumos en los próximos días. Anunció la regularización de los vuelos de provisión a China, la adquisición de barbijos quirúrgicos triple capa y tipo N95 en cantidad suficiente para cubrir la pandemia, la puesta en marcha de dos fábricas para confeccionar tela SMS para batas hidrorepelentes, la compra de un importante número de máscaras, antiparras y overoles de protección. Se comprometió a entregarlas la semana que viene las cifras previstas de fabricación de camisolines.

Si bien existe aún incertidumbre sobre algunos insumos críticos como hisopos de dacrón y guantes de látex, la delegación gremial valoró que se hayan dado pasos importantes en el camino de asegurar un stock de EPP que permita hacer frente las necesidades.

El Ministerio informó que al día de ayer se habían registrado 470 casos de COVID 19 entre trabajadores de salud, el 14,94% del total de infectados. 33 de ellos con antecedentes de viaje y 437 por contacto estrecho, transmisión vertical, horizontal y comunitaria. El Ministerio admitió que era una cifra elevada y que aspiraban a llevarla por debajo del 10% con las medidas acordadas.  Semanalmente se entregará a los gremios el informe de la Dirección Nacional de Epidemiología sobre este punto.

Respecto al programa de capacitación, se incorporaron a la reunión la secretaria Judith Díaz Bazán y el Director Nacional Pedro Silberman, quienes acordaron un plan de trabajo con la delegación gremial.

Por último, Fesprosa, ATE y CTA A realizaron el planteo formal para que se incorpore a los trabajadores de APS en la resolución conjunta 3/2020 que normatiza el cobro del bono para los trabajadores de salud.

La Fesprosa valoró como un avance los anuncios del encuentro y seguirá trabajando para que los mismos encuentren una rápida concreción.


 

Martes, 21 de abril de 2020

Fesprosa rechaza los dichos de Ginés González García contra el personal sanitario

El ministro de Salud sostuvo que la mayoría de los profesionales infectados con coronavirus fueron contagiados por sus colegas y por no usar correctamente la ropa. Para la presidenta de Fesprosa, “convertir a las víctimas en victimarios sólo va a empeorar una situación, ya difícil de por sí”.

En una entrevista con un medio de comunicación, el ministro de Salud, Ginés González García, hizo referencia a los contagios entre el personal sanitario. Sostuvo que la mayoría de los profesionales que están infectados con coronavirus llegaron a sus puestos laborales en el sistema público ya siendo portadores de la enfermedad o fueron contagiados por sus colegas, por lo que les pidió “ser menos omnipotentes” y no ir a trabajar si se tiene algún síntoma.

El funcionario remarcó que muy pocos de los casos confirmados fueron consecuencia de una transmisión directa por parte de pacientes con COVID-19 y que por eso se habla de contagios de “contacto horizontal”, es decir, entre los propios empleados.

“Esto tiene que ver con que no se usó correctamente la ropa, no se sacaron correctamente la ropa, o muchos de ellos concurrieron con fiebre a trabajar. Tenemos que ser menos omnipotentes y entender que si tenemos un síntoma, lo primero que tenemos que hacer es no ir a un lugar donde podemos contagiar a mucha gente”, manifestó el ministro.

La protección y el resguardo de la salud del personal sanitario ha sido desde el inicio de esta pandemia el foco de discusión que Fesprosa puso en todas las instancias de diálogo con el Ministerio de Salud. Ante estos dichos del ministro, la presidenta de la Federación, María Fernanda Boriotti, expresó: “Como en el caso de las mujeres abusadas, parece que la culpa es nuestra por haber provocado o por cómo nos vestimos”.

Y agregó: “Nosotros le preguntamos al ministro: ¿Le consta que todos los contagiados tuvieron a disposición equipos de protección en tiempo y forma? ¿Le consta que las enfermeras que fueron a trabajar con fiebre no fueron presionadas por las patronales? ¿Le consta que se hicieron test preventivos para detectar casos asintomáticos o control de temperatura? ¿Le consta que todos los profesionales recibieron capacitación adecuada para el uso de Equipos de Protección Personal? ¿Le consta que el Ministerio de Salud de la Nación y las provincias ejercieron el poder de policía sanitaria para controlar el cumplimiento de protocolos en las clínicas privadas? ¿Conoce la realidad de salarios pluriempleo y precarización laboral entre los trabajadores de la salud?”.

Lo cierto es que hasta que Fesprosa, el miércoles 15 de abril, no dio a publicidad las primeras cifras nacionales de profesionales infectados, el Ministerio de Salud de la Nación no informaba sobre los mismos. Recién el viernes 17, Carla Vizzotti dio los primeros números oficiales.

Pero para Boriotti, este “no es el momento de repartir culpas sino de crear un plan de protección para los trabajadores. Convertir a las víctimas en victimarios sólo va a empeorar una situación, ya difícil de por sí”.

 


 

Lunes, 20 de abril de 2020

Presentaron a Alberto Fernández las bases para preservar a los trabajadores de la Salud

Mediante una carta, Fesprosa, ATE y la CTA-A elevaron la propuesta de un programa nacional para preservar a las y los trabajadores de la salud a Alberto Fernández y al ministro Ginés González García.

 

La Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa), la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), y de la Comisión Ejecutiva Nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina – Autónoma (CTA-A), le presentaron al Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y al ministro de Salud, Ginés González García, la propuesta titulada “Bases para un Programa Nacional de preservación de la salud de lxs trabajadorxs de la salud”.

La carta lleva la firma de Fernanda Boriotti, presidenta de Fesprosa; Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de ATE; y Ricardo Peidro, titular de la CTA-A.

 “En el marco de las dimensiones que adquiere la pandemia en la Argentina, la salud de lxs trabajadorxs de Salud ha pasado a incorporarse a las más críticas. No hay posibilidad de un saldo positivo de todos esfuerzos puestos en juego en esta contingencia, si quienes asistimos cada día a nuestra población perdemos nuestra salud y replicamos la enfermedad. La tendencia creciente, según información pública emanada del mismo Ministerio de Salud de la Nación, del porcentaje de los infectados totales del país correspondientes a personal de salud, nos exige la necesidad imperiosa de reiterar lo ya manifestado por nosotrxs en los ámbitos de coordinación con el gobierno y de extremar los dispositivos y procesos para preservar la salud de nuestras compañeras y compañeros”, argumentaron en la carta enviada hoy. 

 Asimismo, señalaron: “Es necesario monitorear en tiempo real la salud de las y los trabajadores, proveer todos los EPP para su oportuno uso, y ejecutar los protocolos en tiempo real, en todos los establecimientos de Salud tanto públicos como privados. Apelamos a que el gobierno fortaleza su rol de rectoría en ese sentido, en el marco de una fuerte democratización de la Gestión de crisis con la presencia de las representaciones gremiales y sociales en los ámbitos de toma de decisiones”.

Bases para un programa nacional de preservación de la salud de lxs trabajadorxs de la salud

  • Declarar de interés nacional la preservación de la salud de lxs trabajadorxs de la salud en el marco de Pandemia por COVID19.
  • Eximir de prestar servicio laboral a los grupos de riesgo (embarazadas, mayores 60 años, etc.) según lo establecido en la norma nacional.
  • Control de la salud de la/os trabajadores de salud. Evaluación al ingreso laboral con prueba del olfato, control de temperatura y vigilancia de lesiones cutáneas (exantema) todos los días en todos los establecimientos y unidades de atención ambulatoria y con internación (CAPS, UPAS, UNIDADES SANITARIAS, HOSPITALES MODULARES, HOSPITALES DE CUALQUIER COMPLEJIDAD, CENTROS PRIVADOS).
  • Diagnóstico urgente de los trabajadorxs sintomáticos unificando laboratorios. Registro de datos específico para trabajadorxs de salud. 
  • Aislamiento temprano de casos con sintomatología compatible COVID-19 y de los contactos laborales (en guardias o servicios) y en casos de que no presentan fiebre realizar PCR a las 72 hs. Georeferenciamiento.
  • Prueba rápida combinada COVID-19 Anticuerpo IgG / IgM validado, en muestreos estratificado del personal de salud que permita evaluar la circulación viral dentro de los centros de salud. Búsqueda de fuentes de contagio e identificación de factores de riesgo de infección para el personal de salud.
  • Provisión adecuada y oportuna del equipo de protección personal (EPP): en calidad según normas, y en cantidad para reemplazo. La provisión y distribución debe incluir a todos los niveles de atención en los subsectores privado y público (pluriempleo) y a todos los servicios. Se debe designar un/a profesional especializado/a para el control permanente de la recepción, calidad, disponibilidad de EPP y registro de uso / persona en cada institución.
  • Se debe crear una unidad de monitoreo permanente de disponibilidad de EPP.
  • Generar un efectivo proceso de Capacitación continuo y Monitoreo de uso del EPP.
  • Proveer el barbijo quirúrgico para todos los trabajadores de la salud desde el ingreso y en el desempeño de todas las actividades en la institución de salud.
  • Provisión de la ropa de trabajo por parte del Establecimiento empleador. Higiene, desinfección y reposición a cargo del Establecimiento.
  • Extremar las medidas de higiene institucional según los protocolos vigentes (higiene húmeda, método del doble balde y doble trapo)
  • Extremar la disponibilidad de insumos para lavado de manos y desinfección: jabón, toallas descartables, alcohol en gel / otras soluciones sanitizantes.
  • Reformulación de formas de trabajo, horarios, turnos, espacios físicos (distancia > 1,5 m), circulación (debe establecerse acceso y circulación diferenciados para pacientes con fiebre y síntomas respiratorios), reducir las jornadas de guardia, establecer formas de atención a distancia, mejorar los sistemas de turnos (turnos espaciados), adecuar los espacios físicos de atención de las personas y de espera (en consultorio el médico asiste al paciente y en la sala de espera otro paciente esperando; tiempo para la de contaminación de las superficies y la higiene de manos entre pacientes). 
  • Fiscalización estatal en sanatorios privados para el cumplimiento de estas recomendaciones.
  • Conformar un subprograma que se encargue de la atención de la salud mental de lxs trabajadorxs, durante la pandemia y luego de la misma.
  • Habilitar un registro Público de Trabajadorxs afectadxs y en estudio. Información por separado en el contexto del Informe diario matutino y vespertino emitido por la autoridad sanitaria nacional.
  • Habilitar un Comité de seguimiento ad hoc con la participación de autoridades, consultores y gremios.
  • Incorporar a los Comités de Crisis en los distintos niveles territoriales a la representación de los gremios de trabajadorxs de la salud.
  • Integración en el COFESA de las representaciones de trabajadorxs de la Salud.
  • Intensificar la producción de EPP con una unidad centralizada de Monitoreo de disponibilidad y articulación con las unidades de producción de las fuerzas de seguridad, empresas y la solidaria a través de pymes, cooperativas y ciudadanos.

 


 

 

Sábado, 18 de abril de 2020 

Piden a Ginés González García reunión urgente del Consejo Federal de Salud con los trabajadores

Tras el aumento de contagios y el deceso por COVID-19 de un trabajador de la salud en la Provincia de Buenos Aires, Fesprosa exige un plan de contingencia para evitar el contagio entre los trabajadores y frenar el cierre de establecimientos y servicios.

 

La Fesprosa se dirigió esta tarde al ministro de salud Ginés González García pidiendo la convocatoria de urgencia del Consejo Federal de Salud para que junto a los representantes gremiales elabore un plan de contingencia destinado a frenar la propagación del COVID-19 en los establecimientos asistenciales. A los casos ya conocidos del Hospital de Calafate, el Perrando de Chaco, el Sanatorio Juan XXIII de Rio Negro y el Sanatorio Parque de Rosario, se sumaron en los últimos días la Clínica Norte de Vicente López (clausurada por orden judicial) el Hospital Italiano, el Hospital Gutiérrez de La Plata, el Belgrano de San Martín, la Clínica Providencia de CABA junto al cierre de la terapia intensiva del Zubizarreta y la maternidad y neonatología del Hospital Ramos Mejía. En total, más de 150 trabajadores de salud fueron afectados y obligaron a cierres parciales o totales de los establecimientos.

También, lamentablemente, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires informó hoy el deceso por COVID-19 de un trabajador de salud de la ciudad de Brandsen, que vivía en San Vicente. Se trata de un enfermero de 47 años que trabajaba en una clínica privada de Brandsen y que había sido diagnosticado con coronavirus positivo el 11 de abril.

El Consejo Federal de Salud nuclea a todos los ministros de las provincias y al Ministerio Nacional. “La gravedad de los hechos nos exime de todo comentario. Los representantes de los trabajadores debemos ser parte de la elaboración y ejecución de un plan urgente que evite la progresión de los contagios y la pérdida de unidades de atención indispensables para enfrentar la pandemia”, destacó el Consejo Ejecutivo Nacional de Fesprosa.

 


 

Miércoles, 15 de abril de 2020

Alarma: Más de 200 trabajadores de salud infectados en todo el país

La cifra de personal de salud infectado con COVID-19 crece a gran velocidad y preocupa al sector.

 

Según el registro nacional que está construyendo Fesprosa junto a organizaciones hermanas del sector salud, este 15 de abril se superaron los 200 los trabajadores de la salud infectados en 14 provincias, acercándose ya al 10% del total de casos positivos. Al igual que en la población general los primeros casos tenían antecedentes de viaje o contactos estrechos. En los últimos días la mayoría de ellos provienen del trabajo en establecimientos de salud públicos y privados.

La Fesprosa, en la reunión mantenida ayer con el Ministerio de Salud, planteó como prioridad la protección de los trabajadores abocados a la lucha contra la pandemia. Para ello sostiene que son urgentes las acciones para: 

1) Garantizar la compra y / o la producción de equipos de protección personal de calidad adecuada, cuya existencia total hoy no alcanza para enfrentar la pandemia. Es urgente que el Ministerio de la Producción junto con la cartera de Salud elaboren y expongan un plan nacional de producción de EPP (equipos de protección personal), con plazos y metas definidas de elaboración de barbijos quirúrgicos (N95 o similares), máscaras, guantes de látex y camisolines hidrorepelentes.

2) Aumentar de manera sustancial el testeo del personal de salud, en particular en las provincias y localidades afectadas.

3) Incorporar a los comités de crisis a los representantes de los trabajadores. La gestión tecno burocrática (políticos más expertos) de la crisis es insuficiente. Las voces de alarma ignoradas en varios de los casos más resonantes vinieron de los trabajadores.

4) El Ministerio de Salud de la nación y los ministerios de las provincias deben redoblar el control de procesos y procedimientos en los establecimientos privados y de la seguridad social.

Debemos actuar ahora, antes de que sea tarde.

 


 

Miércoles, 15 de abril de 2020

La protección personal de los trabajadores en el centro de la agenda en la reunión de Fesprosa con el Ministerio de Salud de la Nación

Durante el encuentro entre las autoridades nacionales y las delegaciones de Fesprosa, ATE y CTA A se trató la faltante de insumos de protección personal, la provisión de reactivos y la negativa del sector privado a centralizar la admisión durante la pandemia.

 

Ayer se realizó la reunión entre la delegación de Fesprosa, ATE y CTA Autónoma con el viceministro de Salud, Arnaldo Medina, y el secretario Alejandro Collia. Participaron por Fesprosa su presidenta, María Fernanda Boriotti, y su secretario general, Jorge Yabkowski.

Luego de manifestar el beneplácito de los trabajadores por la sanción del decreto 367/20 instaurando al COVID-19 provisoriamente como enfermedad profesional no listada incluida en la cobertura durante la pandemia, la delegación de Fesprosa manifestó su preocupación por la inclusión de esta resolución en los autoseguros provinciales y, por sobre todo, en la cobertura de los miles de trabajadores de la salud que están siendo contratados en condiciones precarias sin cobertura de ART para enfrentar la pandemia. Este punto quedó pendiente para tratamiento.

En segundo lugar se abordó el problema de los Equipos de Protección Personal. Luego de un importante intercambio donde el Ministerio manifestó que distintas áreas del Gobierno están abocadas a poner en marcha la producción local de los insumos críticos faltantes, las autoridades admitieron que aún no están en condiciones de brindar un panorama completo sobre la compra y producción nacional de estos insumos en los distintos hospitales y centros de salud.

Algunos insumos como el látex para guantes y el dacrón para los hisopos para la toma de muestras de coronavirus se encuentran en estado crítico. Hay tratativas avanzadas aún no concretadas con China para la provisión de insumos a través de vuelos transpolares que impidan los embargos, y tratativas con la industria textil para la fabricación de camisolines y barbijos que cuenten con la aprobación técnica de la ANMAT.

Los funcionarios admitieron que la provisión de barbijos N95 también encuentra serias dificultades. La delegación sindical reiteró la preocupación en todo el país, sobre todo porque ya se registra más de un centenar de profesionales de la salud infectados con COVID-19 y los elementos de protección personal y la capacitación son la única barrera para que esta cifra no siga creciendo.

Respecto al no pago del impuesto a las ganancias por parte de los profesionales de la salud durante la pandemia, la respuesta del Ministerio fue negativa. El Ejecutivo Nacional dijo no estar en condiciones de reformar la ley y que se trataría de un tema parlamentario. Tampoco hubo respuestas ni avances serios en la integración de los trabajadores en los comités de crisis en todos los niveles.

En cuanto a la vacunación antigripal el Ministerio anunció que distribuyó en las provincias 5.500.000 dosis, la mitad de las 11 millones previstas, pero que sólo se habría vacunado el 10% de la población de riesgo.

Sobre la provisión de reactivos, anunciaron que está programada la llegada escalonada de medio millón de reactivos PCR y también test rápidos que sólo se utilizarán para investigación epidemiológica, entre ellos el testeo de poblaciones de trabajadores de la salud.

Ante el planteo de acelerar este testeo en los trabajadores de la salud, el Ministerio respondió que en aquellos lugares que tienen laboratorios propios habilitados este proceso está comenzando, pero todavía no hay una norma general que permita un avance importante en todo el país y de manera uniforme en esta temática.

Fesprosa también reiteró su posición a favor del DNU que permita la utilización sin restricción de las camas del sector privado en el pico de la pandemia. El Gobierno aclaró que el sector privado había solicitado una importante cantidad de subsidios, de los cuales parte de ellos les fueron concedidos. Tanto el pago del bono por parte del Estado a los trabajadores del sector privado de salud como la eximición del impuesto de las cargas patronales son subsidios que comportan cientos de millones de pesos. 

Aun así, y con un Estado que estaba dispuesto a pagar por cada cama privada que se utilice, no hubo acuerdo para esta admisión centralizada durante la pandemia. Fesprosa insistió en que este es un tema que no debe abandonarse, y tanto el Estado nacional como los provinciales deben tener la potestad de administrar la admisión en función de las necesidades, sobre todo de camas de terapia intensiva.

Por último se acordó un contacto entre la comisión de salud mental de Fesprosa y el director nacional de Salud Mental para instrumentar en colaboración los dispositivos de apoyo durante el proceso de la pandemia.

 


 

Martes, 14 de abril de 2020

El COVID-19 es incorporado provisoriamente como enfermedad profesional

Fesprosa destaca al decreto 367/20 como un triunfo de la Federación y de toda la clase trabajadora y exige ser parte de la instrumentación del mismo. “Es un avance significativo para lograr la cobertura plena para todos los trabajadores afectados”, señalaron desde el CEN. 

 

En marzo, en paralelo con las recomendaciones de la OIT, Fesprosa fue el primer sindicato nacional en alertar sobre el vacío legal que significaba la no inclusión del COVID 19 como enfermedad profesional. La fuerte campaña que iniciamos en ese momento fue acompañada luego por un amplio espectro de organizaciones.

A fines de mes realizamos el planteo formal ante el Ministerio de Salud de la Nación. Ante la presión, las aseguradoras emitieron una engañosa declaración de buena voluntad que dejaba las cosas como estaban: la Comisión Médica Central seguía teniendo la última palabra sobre si correspondía o no la cobertura.

No nos dimos por satisfechos. El día mundial de la salud ,7 de abril, entregamos y difundimos en todo el país una nota conjunta con ATE y CTA -A solicitando al presidente Fernández la inclusión referida. El decreto 367/20 es un avance, en particular para los trabajadores de la salud. Las actividades esenciales no sanitarias deberán demostrar ante la Comisión Médica Central la relación fehaciente entre su trabajo y la infección por COVID 19.

Los trabajadores de la salud, en principio, serán eximidos de esta prueba y se les otorgarán los beneficios si no se demuestra lo contrario. La vigencia limitada en el tiempo y la falta de definición clara sobre el alcance del término “trabajador de la salud” son insuficiencias que a nuestro juicio deberán corregirse, al igual que la incorporación definitiva del COVID 19 al listado.
La instrumentación del DNU será motivo de una reglamentación en la que exigimos participar. En el ínterin deberán concretarse normas complementarias que extiendan la cobertura al personal amparado por los autoseguros provinciales, el personal precarizado y monotributista, sin cobertura de ART.

En definitiva, el decreto 367 /20 es un avance significativo en el camino de lograr la cobertura plena para todos los trabajadores afectados a la lucha contra la pandemia con independencia de su relación contractual.

 


 

Martes, 7 de abril de 2020

ATE, Fesprosa y CTA-A piden al Presidente que declare al COVID-19 como enfermedad profesional

En el Día Mundial de la Salud, ATE, Fesprosa y la CTA Autónoma elevaron una carta al Presidente de la Nación. En ella resaltan que otros países cerca del 10% de trabajadores contrajo COVID-19 y cerca del 25% está en cuarentena. “Será un acto de reconocimiento real, de justicia social que se declare al COVID-19 como enfermedad profesional para los trabajadores del sistema de salud argentino”.

En nombre y representación del Consejo Directivo Nacional de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FeSProSa) y de la Comisión Ejecutiva Nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina – Autónoma (CTA-A), tenemos el agrado de dirigirnos a Ud. en el Día Mundial de la Salud, en medio de la pandemia que está haciendo estragos a escala planetaria en un momento aciago para nuestro pueblo en particular y que lo encuentra en medio de penurias económicas, pero también en el marco de la esperanza en Ud. de reencontrar el camino para construir una patria solidaria, con soberanía política, independencia económica y (en particular para trabajadoras/es) con justicia social. En medio de esta situación, y como Ud. mismo ha reconocido y todo el pueblo argentino con los aplausos diarios, se encuentran todas/os/es trabajadores de la salud de la Argentina, poniendo conocimientos, cuerpo y alma a esta contingencia.

Lo que viene sucediendo en otros países donde cerca del 10% de trabajadoras/es ha contraído la enfermedad y cerca del 25% está en cuarentena, nos pone en la necesidad de maximizar todos los procesos y dispositivos de prevención sobre los Equipos de Salud, que incluye proveer los elementos de protección personal, y vendría muy bien terminar con la precariedad laboral en el sector. Creemos coincidir con Ud. en las condiciones extremas de estrés con que los/as compañeros/as desarrollan sus tareas, seguramente conformándose ya un capítulo a atender respecto de la salud mental de los/as trabajadores/as de la salud.

Estas son algunas de las razones por la que ya hemos planteado ante el Ministerio de Salud la constitución de Comités de Crisis en cada hospital y lugar de atención, con participación de los/as trabajadores/as, planteo que en principio ha tenido el visto bueno de sus autoridades. También hemos elevado el pasado 19 de marzo del corriente año, sendas notas a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo y al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, para que se incorpore a la enfermedad del DENGUE y COVID-19 como ENFERMEDAD PROFESIONAL a quienes prestan tareas en servicios esenciales.

Nos parece importante recordar qué dice la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al respecto: “La enfermedad del COVID-19 y el trastorno de estrés postraumático contraídos por exposición en el trabajo, podrían considerarse como enfermedades profesionales. En la medida en que los trabajadores sufran de estas afecciones y estén incapacitados para trabajar como resultado de actividades relacionadas con el trabajo, deberían tener derecho a una indemnización monetaria, a asistencia médica y a los servicios conexos, según lo establecido en el Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, 1964 (núm. 121). Los familiares a cargo (cónyuge e hijos) de la persona que muere por la enfermedad del COVID-19 contraída en el marco de actividades relacionadas con el trabajo tienen derecho a recibir prestaciones monetarias o una indemnización, así como una asignación o prestación funeraria”.

Es necesario evaluar cómo funciona el Sistema de Riesgos del Trabajo en materia de enfermedades profesionales y creemos imprescindible que Ud. sepa que en el transcurso del año 2019 se presentaron más de 80.000 denuncias y que fueron rechazadas más de 64.000 (67%) por las ART, dato este solo de enfermedades, que lo diferencia de las denuncias por accidente de trabajo donde el rechazo es de poco más del 6%.

La Unión Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (UART) ha emitido un comunicado donde dice que “procederá de acuerdo a los procedimientos establecidos”, y eso significa que cubrirán la infección por COVID-19 como “Enfermedad relacionada con el trabajo”, según indica en su art. 6 la Ley Nacional 24557. Esto es lisa y llanamente invertir la carga de la prueba, resultando en que cada trabajador/a (individualmente), deberá demostrar que adquirió la enfermedad mientras trabajaba, en medio de la Pandemia.

Desde el comienzo de esta situación, cotidianamente nos demuestra Ud. con sus actos, decisiones y palabras, que no existe bien superior a la vida de cada ciudadano y ciudadana, que en este momento el eje es su protección y cuidado, en manos de quienes, como ya mencionamos, integran la primera línea de batalla.

Sr. PRESIDENTE: SERÁ UN ACTO DE RECONOCIMIENTO REAL, EFECTIVO Y DE ESTRICTO PRINCIPIO DE JUSTICIA SOCIAL QUE SE DECLARE LA ENFERMEDAD COVID19 COMO ENFERMEDAD PROFESIONAL PARA LAS/LOS/LES TRABAJADORES DEL SISTEMA DE SALUD ARGENTINO.

 


 

Lunes, 6 de abril de 2020

La CICOP y FESPROSA se reunieron con el gobernador Axel Kicillof y el intendente Ariel Sujarchuk en el Hospital Erill de Escobar

 

Alejandro Márquez, presidente de la CICOP Erill de Escobar y miembro de la conducción ejecutiva nacional de la FESPROSA, junto a Paula Fazzioli y Abel del Mazo de la conducción de la CICOP Erill de Escobar participaron en la recorrida por el hospital del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en la que pudieron plantearle los principales reclamos de los trabajadores.

El gobernador compartió la preocupación sobre la falta de Elementos de Protección Personal, y expresó que es un problema mundial que nos afecta directamente. “Sobre este punto le propusimos impulsar la producción nacional de modo urgente y adquirir equipos de calidad reusables, y el intendente propuso gestionar la provisión con fondos provinciales”, relató Márquez.

El gobernador asumió que los procesos administrativos para compras de insumos hospitalarios son deficientes y que deben ser cambiados. En cuanto a la necesidad de personal para el hospital el gobernador dijo estar al tanto de los reclamos que la CICOP le transmitió a la dirección del hospital y que lo tratarían en la reunión posterior.

“Llamó la atención la ausencia de representantes de la cartera de Salud en la recorrida. Pero coincidimos con la apreciación del intendente Sujarchuk en que es la primera vez que un gobernador de la provincia de Buenos Aires recorre el Hospital Erill”, cerró Márquez.

 


 

Domingo, 5 de abril de 2020

La angustia de los trabajadores y el deber del Estado

 

 

Faltando apenas tres semanas para que comience el pico de la pandemia los 700.000 trabajadores de la salud se encuentran en estado de angustia e incertidumbre. El Estado nacional, las provincias y municipios al día de hoy no están en condiciones de garantizar que habrá equipos de protección personal (EPP) para todos los trabajadores en cantidad suficiente. Nos miramos en el espejo de China, Italia, España y EEUU y vemos que, en China los trabajadores de la salud infectados alcanzaron casi el 4% del total de casos, en Italia el 7,7% y en España el 13%. La falta de EPP fue una constante en Italia y España y lo es hoy de una manera escandalosa en el país más rico del mundo EEUU. Contamos hoy con información oficial sobre camas disponibles, respiradores tanto operativos como en fabricación, test realizados y kits adquiridos. Pero no hay información oficial sobre el faltante de equipos y un plan nacional conjunto para superarlo. El mercado mundial está virtualmente cerrado y solo poniendo nuestra capacidad industrial a fabricar las 24 horas diarias podremos llegar a obtener al menos una parte sustancial de lo que sería necesario aun en las hipótesis optimistas.

La otra fuente de angustia es la cobertura del COVID 19 como enfermedad profesional .Con las cifras de contagio de los países centrales se trata de un elemental principio de justicia y gratitud la apertura del listado de enfermedades profesionales. Sin embargo el Ministerio de Trabajo y la Superintendencia están todavía anclados en su dictamen original que incluye al COVID 19 como enfermedad profesional no listada, es decir que cada caso deberá esta consideración de la Comisión Medica central. Eso y la negación del derecho es lo mismo.

Está en manos del Gobierno nacional presentar un informe sobre la disponibilidad nacional de EPP y los planes para cubrir los faltantes así como garantizar la prevención, atención y reparación de los trabajadores de salud que enfermen durante la atención de la pandemia.

No tenemos más tiempo. Necesitamos una respuesta acorde a esta situación YA.

María Fernanda Boriotti

Presidenta de Fesprosa

Notas relacionadas